Casas Rurales y Aventuras

Los idiomas en casas rurales, suspensos

Cada vez más, turistas extranjeros acuden a nuestro país en busca de un relajado y apacible descanso en un entorno rural. Así lo revelan los últimos datos pero, sin embargo, los propietarios de alojamientos españoles tienen el inglés, francés o alemán como asignaturas pendientes. Conocer los idiomas en casas rurales se presupone fundamental e imprescindible para comprender y tratar de la mejor forma posible al visitante. Ese que procede, principalmente, de Francia, Alemania u otros países europeos. Pero lejos de este requerimiento, un reciente informe elaborado por tres grupos revela que seis de cada diez gestores no cumplen eso. Reconocen no tener un conocimiento básico en inglés, algo que se suma a otros datos más alarmantes de otras lenguas.

¿Cuál es el conocimiento de los idiomas en casas rurales?

El informe revelador del 2018 ha sido elaborado por el Observatorio del Turismo Rural (OTR) del portal escapadarural.com, la EUHT CETT-UB y también Netquest. Por un lado, 6/10 propietarios de alquileres vacacionales tienen esa deficiencia con uno de los idiomas más necesarios en el mundo. Luego, el asunto se complica con el francés y el alemán, pues hasta el 76 y el 95 %, respectivamente, de los encuestados, admite desconocerlo.

Este problema con los idiomas en casas rurales, no obstante, no está relacionado con el desinterés por tener clientes internacionales. Es más, la cifra de viajeros que vinieron a España en dicho año aumentó hasta un 11,25 % respecto a la temporada anterior, según los datos del INE. Por tanto, se ha experimentado una recuperación desde los peores años de la crisis, también reflejada en el informe del OTR. Hace seis años, el porcentaje de extranjeros que recibían los propietarios era del 2,6 %, mientras a fecha de hoy se sitúa en el 6 %. Eso sí, hasta ocho de cada diez aseguran que les gustaría captar más cliente de fuera.

idiomas en casas rurales

Pero para ello, el desconocimiento de los idiomas en casas rurales es algo que debe mejorar. De momento, lo que más les ayuda a conseguir visitantes europeos son los anuncios en plataformas web. Después está el hecho de tener la propia página de alojamientos traducida a la lengua del cliente e incluso colaborar con agencias minoritarias. Esas que se encargan de atraer interesados extranjeros para la visita a España. ¿Se esforzarán los gestores de viviendas vacacionales en aprobar esta asignatura en un futuro?