Casas Rurales y Aventuras

Albarracín, la belleza premiada entre colinas

Ubicada sobre una curva del río Guadalaviar a su paso por la provincia de Teruel, esta pequeña localidad aragonesa es todo patrimonio cultural e histórico de principio a fin. Albarracín, asomando en las colinas de la zona centro-oriental de la península, posee dos importantes reconocimientos a nivel nacional. No obstante, por su bonita infraestructura del pasado y otras huellas en forma de monumentos de distintas etapas, desde la Edad Media hasta los árabes, el municipio está propuesto por la UNESCO para ser declarado Patrimonio de la Humanidad. Su bello paisaje rural así lo justifica, con esas influencias montañosas y fluviales.

Las atractivas características de Albarracín

Próxima a la antigua ciudad romana de Lobetum, esta localidad turolense es Monumento Nacional desde 1961, cuando ya se premió su riqueza patrimonial. También posee la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes del año 1996. Albarracín es capital del municipio con mismo nombre, que alberga otras siete localidades, la mayoría despobladas. Dentro de Teruel, el término municipal es de los más grandes de toda la provincia, a la que es impensable ir sin planificar pasarse por aquí. Porque Albarracín es de obligada visita en Aragón.

Albarracín
Foto: albarracinlove.com

Sobre unas faldas montañosas se ubica su casco antiguo, con casas colgadas sobre la hoz del río Guadalaviar, una particularidad bella del lugar. Las calles son empinadas y estrechas, decoradas por construcciones de color rojizo denominado rodeno. Sus rincones pintorescos son un interesante atractivo para pasear por el pueblo, con punto céntrico en la plaza de Albarracín. Por otro lado está la zona del Arrabal, sobre la vega del río. Al sur de la localidad, de poco más de mil habitantes, están los Montes Universales y al norte se alza la sierra de Albarracín.

Monumentos históricos

Desde su conjunto histórico declarado Bien de Interés Cultural hasta varias torres levantadas en distintos siglos, tu visita esencialmente rural por Albarracín será todo un lujo. Porque es un lugar pequeño pero tan bonito como sus principales atractivos turísticos, repletos de esencia medieval, cristiana, romana o árabe. Tienes la Catedral de Salvador (del siglo XVI) junto al castillo. Cuenta con el Museo Diocesano también y a su lado está el palacio episcopal.

Plaza Mayor del pueblo / visitaalbarracin.es

Igualmente dispones para ver la casa de la Julianeta en el Portal de Molina o la casa consistorial en la plaza Mayor o del Ayuntamiento, con sus balcones de madera y corredor atravesando el río. Bonitas vistas al valle en su mirador, donde puedes detenerte antes de seguir hacia el Museo de Albarracín, de exposiciones locales, o el del Juguete. Este último te presenta una colección de juguetes antiguos. En zona boscosa, el Parque Cultural del pueblo es otro atractivo con diversidad de huellas del pasado.

Imagen desde las murallas de Albarracín
Imagen desde las murallas / Foto: albarracinlove.com

La Torre de doña Blanca, del Andador y de la Muela (ya desaparecida) son otros puntos de interés con orígenes históricos, al igual que la muralla de Albarracín, de construcción cristiana. Una ruta por esas zonas rurales te permite descubrir todo esto, sin que olvides pasarte por las calles estrechas del Alcázar, en el casco antiguo. Aprovecha para comprar algún souvenir en las escondidas tiendas que puedes encontrar.